Síguenos en Facebook

Cómo hacer una escalera decorativa

Un DIY para decorar con escaleras hechas a mano

Cómo hacer una escalera decorativa

De un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda un elemento decorativo que, hace unos años era impensable ubicar dentro de casa si no era para cambiar una bombilla: la escalera. Y es que, a pesar de lo que pueda parecer inicialmente, es un complemento muy práctico para colocar algunos elementos propios de la casa.

escalera decorativa

Por ejemplo, si la colocamos en el salón, podemos usarla para colgar las mantas del sofá, o unos bonitos terrarios colgantes con plantas aéreas. También podemos colocarla en el cuarto de baño, donde nos puede hacer las veces de toallero. Si elegimos que su lugar es el dormitorio, podemos vestirla con unas bombillas en racimo, o incluso nos puede servir para colgar los zapatos de tacón, usando estos a modo de gancho en los travesaños.

También hay quien prefiere colocarla en la cocina y colocarle ganchos para usarla para colgar especieros o macetas con especias frescas. Las posibilidades son casi infinitas. El problema suele surgir a la hora de elegir que escalera colocar. Muchas veces, las de pequeño comercio suelen estar pensadas para su uso convencional y no suelen acompañar estéticamente, mientras que las de tiendas de decoración acostumbran a tener unos precios desmesurados. Así que la solución más práctica es, ¡hazlo tú mismo/a! Y es que pocos elementos de bricolaje son más fáciles de hacer que una escalera de mano.

Además del ahorro, contamos con la ventaja de poder personalizar la silla, adaptándola a las medidas disponibles en la habitación en la que queremos colocarla. Por ejemplo, en vez de apoyarla contra la pared, podemos colocarla en una posición totalmente vertical, haciendo que llegue desde el suelo hasta el techo.

Para hacer nuestra escalera solo necesitaremos tres listones de corte circular dos más anchos, por ejemplo de unos 27 mm de diámetro, y otro más estrecho, de 19 mm por ejemplo. La anchura va al gusto de cada uno, según queramos nuestra escalera más delicada o más contundente. La longitud también la elegimos nosotros, dependiendo de lo alta que queremos que sea nuestra escalera, y el número de peldaños que queremos que tenga.

Por ejemplo, nuestra escalera medirá dos metros de alto y tendrá 5 escalones de 40 cm que empezarán a 40 cm de cada extremo, y una distancia entre cada uno de ellos de 30 cm. Por tanto, nuestros listones medirán 2 metros cada uno, y el estrecho lo dividiremos en 5 secciones de 40 cm. Para ello necesitaremos una sierra para madera que podremos encontrar en la ferretería.

Con un lápiz marcaremos en los listones largos los puntos de anclaje de cada escalón, y después haremos un agujero en cada marca de un diámetro levemente superior al grosor de los peldaños. Por ejemplo, si nuestros peldaños medían 19 mm, nosotros usaremos una broca plana para madera de 20 mm. Después encolaremos los agujeros con cola para madera que previamente compraremos en la ferretería, uniremos todos los peldaños a los listones laterales y los dejaremos secar durante al menos una hora. Una vez seca, podemos usar pintura en spray para dar a nuestra escalera un acabado profesional. Y listo, ¡ya tenemos nuestra escalera de mano decorativa!

Si tienes dudas sobre qué materiales son los mejores para conseguir tu escalera, nosotros estaremos encantados de ayudarte.