Síguenos en Facebook

Grietas

Trucos para arreglar las grietas de la pared
arreglar-grietas-pared

Grietas y fisuras en la pared

Grietas y fisuras del hogar

Si tienes una grieta o una fisura en tu casa y siempre has pensado en repararla pero no lo has hecho porque no sabías muy bien cómo proceder y qué material podría ser mejor usar, en este artículo averiguarás todos los pasos que deberás seguir para dejar tu pared perfecta de nuevo.

Paso 1: Haz una grieta en uve.

Pasa la punta de la espátula de arriba hacia abajo, para limpiar tanto el lado izquierdo de la grieta como para el lado derecho. Repite la operación para todas las grietas.

El objetivo es eliminar todos aquellos trozos que estén sueltos o medio sueltos, abrir las fisuras un poco para que entre mejor el material y mejorar la adherencia.

Paso 2: Aplica una imprimación

Hay de diferentes fabricantes y se usa para garantizar la máxima adherencia del producto con el que se rellenará la grieta. Este paso no es totalmente necesario, pero sí que es recomendable para conseguir el mejor resultado posible.

Aplícalo por todas las zonas dañadas con una brocha y espera a que esté completamente seco.

Paso 3: Prepara el emplaste

Ahora puedes comenzar a preparar el producto para emplastecer, si lo has comprado en polvo tendrás que diluirlo en agua siguiendo las proporciones del fabricante o si has comprado Liteplast de Quilosa ya vendrá la mezcla preparada y lista para aplicar en la pared.

La textura de este material tiene que ser ligera y fácilmente manejable con las espátulas que utilices para aplicar el producto. No debería estar ni demasiado endurecido ni demasiado líquido.

El procedimiento consiste en ir aplicando una pequeña cantidad con la espátula sobre la grieta, apretando para conseguir que el emplaste penetre bien en el hueco. A continuación puedes retirar todo el material que se haya salido por los lados y volver a utilizarlo para seguir tapando el agujero. Al retirar todo el material sobrante conseguirás conservar la pared plana, sin dejar zonas que sobresalgan.

Paso 4: Lijar y pintar

Una vez que esté seco todo el emplaste utiliza una lija de grano fino para eliminar las pequeñas imperfecciones que hayan podido quedar.

A continuación aplica la pintura del color que quieras tendrás reparada y lista tu pared.