Síguenos en Facebook

Nebulizadores para exteriores

Disfruta del buen tiempo con la mejor temperatura

Nebulizadores para exteriores

Normalmente estamos deseosos de que lleguen los meses de verano para poder dar uso a esas zonas de nuestra casa que se encuentran a la intemperie, y que no podemos utilizar durante el período invernal. Sin embargo, los veranos muy cálidos de la península nos restringen en muchas ocasiones, limitando el número de días en que podemos utilizar nuestras terrazas, jardines o patios.

Y es que claro, un sistema de ventilación a la intemperie no tiene ningún tipo de lógica ya que lo único que podemos llegar a conseguir es mover el aire caliente de un lado a otro. Sin embargo, existen aparatos que sí que pueden marcar una gran diferencia de temperatura a la intemperie: Los nebulizadores de exteriores.

nebulizadores exteriores

Existen nebulizadores de dos tipos, los de alta presión y los de baja presión.

Nebulizadores de alta presión

Los nebulizadores de alta presión suelen tener una finalidad profesional. Se usan en grandes superficies, restaurantes e instalaciones públicas. Trabajan con presiones muy altas que permiten atomizar el agua, convirtiéndola en rocío que apenas llega a mojar al usuario.

Por otro lado, tenemos los nebulizadores de baja presión, más aptos para su uso doméstico. Estos nebulizadores son óptimos para su utilización en terrazas, patios, jardines o pequeños invernaderos domésticos.

Nebulizadores de baja presión

Estos nebulizadores de baja presión son idóneos para refrescar la temperatura de pequeños espacios abiertos, llegando a conseguir reducir hasta diez grados. Además se caracterizan por gastar muy poca agua y energía eléctrica.

Otra de las ventajas de estos nebulizadores es que reducen el porcentaje de polvo y alérgenos en el aire, minimizando la sequedad del ambiente. Además son muy fáciles de instalar, no emiten gases contaminantes, son respetuosos con el medio ambiente y contribuyen a eliminar olores desagradables.

Es importante usar agua potable en estos nebulizadores, para evitar la vaporización de patógenos insalubres. En el caso de que el agua se extraiga de un pozo, es indispensable que esta sea sometida a un proceso de depuración previa.

Si el uso que queremos darle es el de refrescar el ambiente, lo mejor es que programemos el nebulizador para que haga descargas intermitentes. Si libera agua de manera continua, conseguiremos aumentar la humedad en el ambiente, aumentando también la sensación térmica.

Una vez finalizado el verano, es importante dejar el circuito sin agua, para evitar el óxido y que se deteriore con las heladas. También es recomendable seguir las instrucciones de mantenimiento del manual, para alargar la vida del nebulizador.