Síguenos en Facebook

Cafetera Italiano

El sabor de un buen café

¿Por qué el sabor del café hecho por una cafetera italiana es único?

¿A quién no le gusta ese olor a café recién hecho que impregna nuestros hogares por las mañanas o por las tardes? Ese momento tan familiar en el que nos paramos para disfrutar, no solo del aroma, sino del sabor de un buen café, que nos termine de despertar para afrontar el día completo o lo que nos quede de él.

Aquellos que se consideren verdaderos amantes del café son capaces de diferenciar entre un tipo u otro, así como la preparación del mismo. Y es que no nos vale con un café normal, sino que siempre buscamos ese saborcito único que nos permita disfrutar de ese pequeño momento de paz y tranquilidad.

Seguro que identificas el sabor y toque únicos en el café preparado utilizando una cafetera italiana. Este elemento se encuentra presente en la mayoría de los hogares, y se sigue utilizando con mucha frecuencia. ¿Por qué?

Un clásico que no falta en nuestras cocinas

¿Sabías que esta cafetera, también conocida como cafetera moka, comenzó a forjarse un sitio en nuestros hogares en el año 1933? Y, como su sobrenombre bien lo indica, fue creada por un italiano, Alfonso Bialetti. Desde entonces, esta cafetera, tan sencilla como tradicional, ha estado presente en la mayoría de los hogares.

En España, somos muy aficionados al café, y nos confesamos amantes de ese aroma único que esta cafetera nos regala cada mañana que la ponemos al fuego. Sin embargo, aunque su mecanismo sea sencillo, sí que es conveniente atender a una serie de consejos para prepararnos un buen café con ella.

Algunos consejos para preparar un delicioso café

Aunque pueda parecer una tarea sencilla, hay una serie de detalles que es importante tener en cuenta para conseguir preparar el mejor café. Y, es que, el funcionamiento de una cafetera italiana esconde muchos matices, así que coge papel y tinta, y apúntate estos consejos para disfrutar de un café de calidad suprema.

Cuidado con el proceso de preparación

Aunque no nos lo parezca, la mayoría de nosotros cometemos un error a la hora de preparar el café con nuestra cafetera italiana. ¿A qué nos referimos? Por ejemplo, cuando nos ponemos manos a la obra, antes de colocar la cafetera en el fuego, introducimos el agua hasta la señal grabada en la superficie, y, a su vez, el café en el filtro, aplastándolo para que quede compacto.

Pues bien, en ese proceso tan común que acabamos de describir se esconden dos errores. ¿Podrías adivinar cuáles son?

En primer lugar, no deberíamos introducir el café a la misma vez que hervimos el agua. Primero debemos dejar que hierva el agua, y, una vez que esté a punto, sirviéndonos de un trapo para no quemarnos, introducir el café en el filtro. El segundo error viene ligado a dicha introducción: no se debe aplastar el café al introducirlo, puesto que pierde sus propiedades. Cuanto más suave se introduzca, mejor. De esta manera, lograremos que el café conserve todas sus propiedades.

La elección del tipo de agua cuenta

Aunque pueda parecer una nimiedad, no lo es tanto, ya que puede influir, y mucho, en el sabor final del café. Si rellenamos la cafetera con agua del grifo, esta puede alterar el sabor final, dejando un gusto a cal que no nos interesa conseguir.

Por este motivo, te recomendamos que, a la hora de elegir el agua con el que vas a rellenar la cafetera, escojas agua mineral embotellada, ya que otorgará al café un sabor único, sin que pierda sus propiedades.

¿Y a qué intensidad lo preparamos

Siempre a fuego lento, para que el café no pierda sus propiedades y podamos disfrutarlo con cuerpo y personalidad propias. En cuanto al punto de cocción, también es importante tener en cuenta que no debemos cambiar la temperatura. Además del fuego lento, este también debe mantenerse a una temperatura estable durante todo el proceso de preparación. Si no se hace así, corremos el riesgo de perder el sabor auténtico del café.

¿Cafetera italiana o café en cápsulas? ¿Tradición o innovación?

Es una pregunta que cabe en la cabeza de todos aquellos que se consideren buenos amantes del café. Lo cierto es que el café en cápsulas no se considera un mal café, sino todo lo contrario: consigue un sabor y un cuerpo bastante buenos, por lo que también nos permiten disfrutar de una buena taza de café.

Sin embargo, todos coinciden en un hecho: no hay nada como el sabor del café elaborado con una cafetera italiana a fuego lento. Y en fogón más que en vitrocerámica, además. Pero, si no disponemos de fogón, la vitrocerámica también consigue un muy buen sabor.

Dicho todo esto, ¿por qué no echarle un vistazo a los modelos de cafetera italiana disponibles en nuestro catálogo de menaje del hogar para este año? Te enamorarás del sabor del café cada día gracias a la cafetera italiana.